Dedicado a quien me lee

Hay gente paciente, hay gente generosa, hay gente que no pierde la esperanza. En mi vida hay de toda esa gente. ¡Afortunadamente! Son los que me leen, los que siguen leyendo con placer mis escritos y los que esperan y esperan la próxima vez. Gracias a mi vocación y a mi amor por las letras, escribo para ellos. A ellos les debo cada lectura de todas y cada una de las palabras que plasmo en este blanco inmenso.

Ahora todos escribimos, todos sabemos expresarnos, todos nos atrevemos. ¿Bueno? ¿Malo? No lo sé, sólo sé que escribir es un acto de valentía. Las letras en estos sitios públicos muestran en vez de esconder. La gente cree esconderse tras ellas, pero lo que logran es mostrarse de forma exponencial y no siempre acertada. Escribir significa dejarse “ver” en cada oración y significa descubrirse ante los demás. Un blog, un comentario en una web, un tweet, un “compartir” en una red social… Cualquiera de ellos nos pone al descubierto. No estamos enmascarados.

Hace poco escribí en un artículo que aparecer en tantos sitios nos hace tener múltiples personalidades. Muchas de nuestros “yos” son vistos, tantos como sitios en los que participemos. Escribiendo así, somos más visibles y se sabe más de nosotros. Eso da miedo. Escribamos para aquellos que son pacientes, que son generosos, que no pierden la esperanza, para los nuestros. A la vez, tengamos la suficiente sabiduría y el suficiente sentido común como para saber cómo y cuando aparecer; para saber hablar y saber callar; pero sobre todo para saber el qué y el dónde.

Hay que escribir para los que leen, para los que saben hacerlo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

A propósito de la intolerancia

El nuevo orden económico mundial ha desarrollado muchos nuevos comportamientos en los jóvenes y adultos del siglo XXI. El más importante: la emigración. Se busca un futuro promisorio, mejores condiciones de vida, sociedades con mejores condiciones a todos los niveles…

El qüid del asunto está en que cambiar de país conlleva un conjunto de situaciones que alteran el destino de cada persona. Corrientemente se reduce todo al idioma, a las nuevas costumbres -que parecen ser ya globales y unificadas- y al modo de subsistencia. Integración y adaptación le llaman. Pocos piensan; sin embargo, todo lo que ello significa: gestionar todo un listado de documentos que hagan al emigrante un nuevo ciudadano: Seguridad Social, empadronamientos, permisos, certificados, etc, etc, etc… Se trata también del aprendizaje de los protocolos de tratamiento y comportamiento del país, de la adaptación a los nuevos husos horarios y a las costumbres gastronómicas, de cambiar o respetar o defender la forma de vestir, de poner a prueba las creencias religiosas, políticas, personales y sociales; de aprender, en fin, el desenvolvimiento en una sociedad. Aún hablando el mismo idioma es como si se emigrara a otro planeta. Algo tan sencillo como pasar de Latinoamérica a España puede ser un cambio brusquísimo si tenemos en cuenta que se cambia a un país con estaciones, con cambios de hora, con costumbres laborales y estudiantiles completamente diferentes a las iberoamericanas, con pensamientos sociológicos distintos.

Dejar el propio país es dejarlo todo atrás. Lo que queda permanece en el recuerdo y queda plasmado para siempre pero se deja atrás. Adelante es todo diferente y nuevo; aunque se enmascare bajo el prisma de los conocido.

Esta perorata viene a cuento por la necesidad imperativa de respetar al que llega, venga de dónde venga. Llegue como llegue y sea como sea. No se debe ser obtuso y aseverar aquello de: “que se devuelvan para su país”. El cambio, por lo general no es voluntario. Si a ello se añade el rechazo, se crean las situaciones de violencia y conflicto que aumentan cada día.

Hay que pensar más y juzgar menos.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Paradojas españolas

Acabo de leer los comentarios que se hacen de la nueva Ley Wert, el plan de enseñanza bilingüe en España, que pretende implantar uno de cada tres grados superiores y algunos másteres en inglés o en los dos idiomas.

Empecemos por el principio. ¿Cómo se va a enseñar una lengua extranjera sin antes saber hablar la propia? Enseñen en Madrid que no se dice “la” dije, por ejemplo. Enseñemos que no se dice no soy capaz “a” decirlo. Enseñen en toda España que el Le “he dicho”, la “he llamado” le “he escrito”…” como conjugación verbal compuesta, sólo debe ser usada cuando la acción continúa en el tiempo, no en tooodas las ocasiones. Enseñen que se dice: sí es cierto, en lugar de  sí “que” es cierto. ¡Enseñen, en fin, a hablar español! Empiecen poniendo “tertualianos” que hagan participen en verdaderas tertulias, esto es intercambio de ideas, sin gritar, sin hablar al tiempo, sin decir palabrotas, sin agredirse y sin cometer errores incomprensibles y garrafales. Y cuando hablo de tertulianos, me refiero a expertos en un tema, no a gente que trabaja en programas de medio pelo y que se dedican a… ¡nada!

Una vez aprendido correctamente el español, desde el colegio, o incluso a la par, integren inglés (en el caso del que estamos hablando), bien con nativos o bien con profesores realmente bilingües.

Acto seguido, se podrán implantar “degrees” y másteres y todo lo que se quiera a nivel superior.

¡No empiecen la casa por el tejado!

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

En plan romántico. Pensamiento número indefinido

Llevo un buen tiempo sin escribir. Y hoy ando en plan romántico. Debe ser el invierno, debe ser el perfecto esposo de “Mel” de la serie “Entre Fantasmas o, de pronto, los zombies de “Walkind Dead”… Vaya usted a saber. Como para ir descartando ¡no creo que sean los zombies! Lo del esposo de Melinda, como que tampoco. Puede ser que sea la pareja nunca vista y deseable pero, es una película de televisión y ¡eso sólo pasa en las películas! Y, ¿el invierno? ¡Qué tendrá que ver! Conclusión, soy yo. Yo y mis circunstancias. Soy romántica hasta la médula. Me encantan las palabras cariñosas, los gestos especiales, las miradas que derriten, y ¡los chocolates!

Precisamente por eso y en aras de ese  hombre perfecto, entre otras cosas INEXISTENTE, me voy a comer un chocolate. Ya vuelvo. (pausa para ir a coger la bolita de chocolate).

He aquí que he llegado. ¿De qué estábamos hablando? ¡Ah, sí! De la influencia del chocolate en el romance. ¡Ninguna! Lo que incide en el romance es simplemente el aquel y la aquella. Que dos personas se enamoren, se quieran, se gusten, salten chispas y haya cortocircuíto. Eso existe, sigue existiendo aunque Internet sea el que haga chispas con tanta petición fallida, aunque los teléfonos se recalienten con horas y horas de conversaciones a distancia (sucede mucho) y aunque los mensajes por Whatsapp hagan parecer que se está más cerca del otro. Los medios han cambiado pero los seres humanos seguimos siendo los mismos con las mismas. Océanos de soledad buscando alguna gaviota que se alimente con nosotros. ¡Qué romántico!

¡Esto amerita otro chocolate!

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Los desafortunados momentos españoles

Retomo la pluma en mi blog, después de mucho tiempo. Se que parece que siempre hago lo mismo pero estuve alejada de mi “vida informática personal” por, paradójicamente, cuestiones de trabajo. 

Ahora, de nuevo, sentada aquí, me pongo a pensar en el país en el que vivimos. Anoche vi el programa de Jordi Évole acerca de las facturas de la luz. Mafia. Explicó algo acerca de la economía del gasoil y de las compañías de gas. Mafia. Y ya no hablemos de las compañías de telefonía móvil. Otra mafia. 

Cambié de canal porque para amargarme más ya tengo bastante. ¿Por qué todo se maneja así? ¿Son esos oligopolios más peligrosos que los políticos? ¡Son lo mismo! Se favorecen unos a otros y nosotros, españolitos de a pie, no tenemos ninguna defensa. Y que se vayan desencantando quienes se manifiestan. Lo malo no es la sanidad privada o la educación privada. Por el contrario: es bueno puesto que en la empresa privada hay que trabajar y no se tiene “todo asegurado”. Lo malo es la legislación, la legislación europea que crea una bruma de equidad en aras de una igualdad imposible.  

Desengañémonos españolitos normales. Gritar no sirve para nada. ¿Qué es la expresión del pueblo? Sí, claro, de eso no cabe duda. ¿Qué es la voz de la democracia? Sí, tampoco cabe duda. Pero somos un punto en el infinito de la macroeconomía.

Aquí “ayúdate que Dios te ayudará”. Dedícate a trabajar por ti mismo, no confíes en que alguien “te sacará las castañas del fuego” y sal adelante en medio de una marea que es mayor que tú.

¡Ah! Antes de irme, colofón: ¿Que Arturo Más quiere una Cataluña independiente? ¡Pues denle un pueblito de esos abandonados -que los debe haber también en Cataluña-, que se vaya allí con quienes le apoyan y que cree la “República Independiente de su casa”, ¡¡¡¡a ver si deja de aburrirnos con sus desafortunadas ansias de poder!!!!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Hace un siglo…

Que no se preocupe nadie. Si digo “hace un siglo” No es porque vaya a hablar de historia, ni de aniversarios, ni de nada por el estilo. Sólo quería decir que hace com un siglo que no escribo. ¿Falta de tiempo? No, realmente no; pero de todas maneras es más fácil echarle la culpa a alguna causa exógena que a uno mismo. Por algo somos humanos, para ser egoístas, “egoísticos” que es más que egoístas.

Pues bien, la cosa está en que han pasado una cantidad de días, otra más pequeña de meses y dejé de escribir. Si fuera una reconocida escritora, mi editor estaría de psiquiatra por mi “aridez creativa”. Es lo bueno que tiene no ser un escritor famoso, no hay quien te inste a escribir, a crear para vender, a vender para ganar dinero. Han pasado días y meses, hemos hecho balance (lo digo para aquellos que no se han enterado de que ya llevamos un mes y nueve días de un nuevo año, el 2012… El de los Mayas…), hemos oído presagios, malos presagios sobre todo lo posible, y estamos ante un futuro de esos que nadie quisiera afrontar. La economía va mal, la sociedad está desmembrándose, la juventud está perdida, los ancianos están asustados, el clima está loco, la política es sucia y no tiene posibilidad de salida, los… En fin, ¿habrá algo bueno en algún lado? ¿Habrá alguna “Atlantis” perfecta, alguna “Samarcanda” paradisiaca en la que la vida sea olímpica? (por aquello del Olimpo no porque la gente se la pase todo el día compitiendo).

Pues no. No hay tal cosa. Esos lugares los dejamos para la literatura de viajes o para la ciencia ficción. Conformémonos con lo menos que es lo más: vivir lo que nos ha tocado. Eso es lo mejor, tenemos vida para lucharla, familia por la cual seguir, amigos a quienes apoyar y salud para, incluso, fanfarronear, con ello. Si ha alguien le falta algo o todo, no importa, aquí estoy para que me lo cuente.

Quien me necesite aquí me tiene, quien quiera mis palabras las seguirá leyendo, quien busque mi compañía podrá seguir disfrutando de ella si lo considera un gozo. He vuelto después de un siglo… Y no pasará otro siglo para que vuelva a escribir.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Carrie Bradshaw y yo

Me pongo en el lugar de Carrie Bradshaw (¿se escribe así?) y sus análisis sobre las relaciones, el amor y el sexo, y creo que no son tan particulares de Nueva York. Al fin y al cabo todos somos hombres y mujeres con deseos de amar y de que alguien nos ame… O no. Otra osa es que ellas se acerquen a cuatro tipologías de mujeres, -y muy acertadas por cierto porque al final todas terminan siendo iguales, deseando lo mismo y comportándose de forma semejante a lo que somos las mujeres de carne y hueso de todo el mundo-.

Veamos, ¿qué buscamos realmente las mujeres? ¿Seguimos en pos del Príncipe Azul? ¿Queremos simplemente una pareja que esté codo a codo con nosotros? ¿Buscamos un protector que nos abrace cuando estamos mal, con la misma ternura que vemos en las películas? Eso, queridos lectores es un misterio hasta para nosotros mismas. Puede suceder que una misma mujer pase por todas esas etapas, puede que alguna lo tenga muy claro (sin saberlo) y encuentre lo que desea a la primera y puede que haya -también- quien como el Santo Job sólo busque un hombre honesto pero nunca encuentre y pase de uno a otro desechando todo simplemente… ¡Porque no “existe”!

La siguiente pregunta sería: ¿sabemos reconocerlo cuando llega? Si fuéramos coherentes la respuesta debería ser rotunda: SÍ y con mayúsculas. Pero… (Todo tiene su pero) quizás no lo sabemos reconocer, quizás creemos que no es esa persona la que necesitamos o quizás ni siquiera sepamos que la amamos. ¡Somos mujeres! Aprovechemos entonces la abrumadora cantidad de tópicos absurdos que se nos achacan y actuemos en consecuencia. Me refiero a que si no lo sabemos, tomémonos nuestro tiempo. La Duquesa de Alba sigue en el ring ¡por qué nosotras no?

Por último, la pregunta del millón: ¿estamos preparadas para la relación que queremos, esperamos o necesitamos con un hombre? (No con el mismo. ¡Dios nos libre y ayude al pobrecito si así fuera!). Creo que ninguna está preparada nunca para nada y quien me diga lo contrario miente, estoy convencida. Si cada vez es diferente, cada vez es la primera ¿no? Por lo tanto, nuuuunca estamos preparadas. Otra cosa, es que lleguemos a cada nueva experiencia con un aprendizaje previo que nos hace manejar las situaciones de mejor forma. Exceptuando los ermitaños por naturaleza, a quien le guste vivir en comunidad, le gusta ser el centro de la vida de alguien (y si no el centro, al menos un ladito). Pero, insisto, sea cual sea la edad que tengamos ¡no estamos preparadas nunca!

¿Por qué saqué el tema a colación hoy? Porque soy mujer, porque se me ocurrió pensar en ello, porque tengo un montón de amigas que muy a lo Carrie Bradshaw se preguntan esto todos los días y porque, sigo pensando que si el mundo femenino es complicado -tal como dicen los hombres-; ¡el mundo masculino necesita manual y carrera universitaria! Por lo tanto se nos permite no saber, no ser, no hacer… ¡lo que ellos esperan!

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría